Mario Magarò

FREELANCE JOURNALIST

Entrevista embajador Gólubev

Rusia Hoy – Después de la histórica visita del presidente boliviano Evo Morales a Rusia en febrero de 2009, las relaciones políticas y económicas entre los dos países ascendieron a una nueva etapa. El embajador ruso en Bolivia, Leonid Gólubev, nos cuenta en qué medida las relaciones bilaterales se han ido fortaleciendo a lo largo de estos años y, además, cómo vive la comunidad rusa en el país andino.

¿Cuál es, en la actualidad, el alcance de las relaciones económicas entre Rusia y Bolivia?

Emb. Gólubev: Estamos cooperando (con Bolivia) en distintas ramas económicas, en primer término en hidrocarburos: aquí se encuentra la representación de Gazprom-Latinoamérica, una de las compañías gasíferas más grandes del mundo, que junto a YPFB y Total está trabajando en la exploración y explotación del gas (según el acuerdo firmado por las tres entidades la producción de gas en los bloques de Ipati y Aquio, en el sureste de Bolivia, empezará en 2013). Además, Gazprom elaboró un programa de desarrollo de la rama gasifera en Bolivia para 30 años; también es muy importante que la compañía, con su instituto de investigación científica VNIIGAZ, se proponga crear un ente de capacitación del personal boliviano para este sector.

 En materia de hidroelectricidad, dos compañías, Inter RAO y RusHydro, con el apoyo de nuestro Ministerio de Energía, se plantean cooperar con la empresa nacional boliviana ENDE, para la construcción en el futuro próximo de algunas plantas hidroeléctricas. El Ministerio de Energía de Rusia ha enviado hace poco tiempo a los bolivianos una hoja de ruta para la cooperación en el sector hidroeléctrico. El viceministro de Comercio Interno y Exportaciones, Huáscar Ataja, también copresidente de la parte boliviana de la Comisión Intergubernamental de cooperación económico-comercial, me ha confirmado que Bolivia tiene el serio propósito, en un futuro próximo, de entrar con más productos al mercado ruso (derivados de minería e hidrocarburos)… hay muchos productos bolivianos que nosotros desconocemos y creo que, a través de esta Comisión Intergubernamental, Bolivia podrá ampliar su oferta. La primera reunión de la Comisión, creada en 1981 por acuerdo entre la Unión Soviética y Bolivia y restablecida el año pasado, permitió dar un nuevo impulso en nuestras relaciones económicas.

 Estamos interesados en trabajar en la modernización de los aeropuertos bolivianos; en agosto de 2010 una delegación de expertos rusos inspeccionó 16 aeropuertos que no tienen condiciones adecuadas desde el punto de vista de la tecnología moderna y expresó la disposición a modernizarlos. Ahora los especialistas del Ministerio de Viviendas y Obras Públicas estudian aquí un proyecto técnico-financiero de la empresa rusa ILYUSHIN FINANCE que define el mecanismo destinado a cumplir con este proyecto. Incluso tenemos la esperanza de que nuestros aviones “Antonov 148”, con capacidad para 80-90 pasajeros, puedan ser utilizados en el futuro para renovar el parque de aviones de Bolivia.

 La rehabilitación de la planta para la fusión del estaño en La Palca es muy importante para el desarrollo económico de Bolivia y se puede llevar a cabo con la participación de inversiones rusas. El precio del estaño ahora está subiendo y recuperar este complejo industrial en unos 2-3 años sería muy conveniente; nuestros especialistas lo construyeron en la época de la Unión Soviética y ahora quieren volver para rehabilitarlo. Estamos discutiendo algunos parámetros financieros y técnicos con el Ministerio de Minería de Bolivia: es importante para arrancar con este proyecto primeramente cumplir con la auditoria financiera… Nuestra inversión para este tipo de trabajo será alrededor de 500.000 dólares; la segunda etapa será definir cuáles son las tecnologías modernas que tienen que ser instaladas en esta empresa para recuperarla.

 ¿Rusia tiene interés en el litio boliviano igual que los franceses, los japoneses y los coreanos?

El litio es una gran riqueza y al industrializarlo Bolivia podría desarrollarse más rápido; tenemos interés de cooperar en este proceso a través de “Rostejnologuia”, una corporación que agrupa muchas empresas mineras y de otras ramas afines. Este tema iba a estar en el orden del día en la primera reunión de la Comisión Intergubernamental que debía celebrarse los días 29 y 30 de noviembre en Moscú… Lamento mucho que la parte boliviana no haya estado bien preparada para examinar estos temas, por lo que postergamos la reunión para el primer semestre de 2012 a petición boliviana. Esta Comisión podría sistematizar todo el trabajo económico entre ambos países porque ni en La Paz ni en Moscú ahora hay representaciones comerciales… no solo sistematizar, sino también planificar nuestro trabajo conjunto en cada rama según los programas que tendríamos que preparar para nuestra cooperación en el ámbito económico… para llegar a un resultado positivo. Hay muchos sectores apropiados para el trabajo en común y hasta ahora no los hemos abordado; pero siempre hay que ir trabajando dentro de un mecanismo de cooperación que, en este caso, es esta Comisión.

 ¿Qué representa Bolivia para Rusia desde una perspectiva económica?

En Bolivia, con sus recursos naturales, está representada toda la tabla de Mendeléiev… Y tiene para nuestros empresarios un gran interés; pero para entrar en cualquier mercado un empresario debe tener una seguridad jurídica bien clara y en este sentido nuestros países necesitan tener dos acuerdos básicos: uno de exención de doble tributación y otro de protección a las inversiones extranjeras… Estos documentos están suscritos por Rusia con muchos países del mundo y de América Latina. Estos acuerdos defienden los intereses e inversiones mutuos. En cuanto a Gazprom, creo que el plan acordado entre las tres compañías mencionadas tiene alguna dificultad: todas las leyes se van adaptando a la nueva Constitución aprobada en 2009 y no todas las leyes adecuadas para esta rama (gasifera) han sido ya elaboradas y ratificadas por el Parlamento… En este sentido, hay alguna demora.

 ¿Bolivia puede convertirse en la plataforma para la expansión económica rusa en América Latina?

Ahora estamos volviendo a América Latina desde el punto de vista económico y Bolivia, al estar en el centro de Suramérica, puede servir como trampolín para Rusia; ya trabajamos en Argentina, Brasil, Chile, Perú, Venezuela… Casi en todos los países de la región… pero en este caso, con sus recursos naturales y con la cooperación de nuestros empresarios, podríamos tener en Bolivia una buena pista para una expansión conjunta: por ejemplo, al invertir el 70 % de nuestro capital en la construcción de plantas hidroeléctricas junto a ENDE… generaremos electricidad en primer término para cubrir las necesidades de Bolivia, porque tiene mucha demanda, y luego podríamos posicionarnos en los mercados de los países vecinos como Argentina, Brasil o Paraguay. Ahora el mundo está globalizado y a veces no importa dónde se encuentren tus inversiones…

 ¿Esta crítica etapa política que enfrenta el presidente Evo podría afectar este desarrollo de las relaciones económicas entre Rusia y Bolivia?

Estamos seguros de que el gobierno de Evo Morales podrá superar esta compleja situación política interna. Rusia respalda la política del presidente, encaminada a desarrollar nuestras relaciones. Puedo decir que esta contingencia no afecta nuestras relaciones… Nosotros vamos a seguir trabajando en lo económico con el mismo ímpetu.

 Algunos datos generales sobre los rusos que viven en Bolivia 

Es muy difícil hablar de la estadística de los rusos radicados en Bolivia; en primer término están las mujeres casadas con los bolivianos becarios de nuestros centros docentes de enseñanza superior. Aquí en La Paz pienso que no hay más de 200 personas… Serán unos 75 los ciudadanos rusos con pasaporte en condiciones de votar; en Santa Cruz hay un poco más… hay algunos radicados en Tarija y Sucre y 20 en Cochabamba. Hay un fenómeno muy interesante: en el departamento de Santa Cruz viven desde hace casi 90 años los rusos de la religión ortodoxa antigua… gente de esta vieja creencia que huyo después de la guerra civil en nuestro país y se dispersó por el mundo, instalándose principalmente en los EE. UU., Australia, China y Brasil… Y a través del Brasil empezaron a establecerse en Bolivia, Paraguay y Argentina.

 Ahora en Santa Cruz con 3 olas de esta migración (la primera después de la guerra civil, luego antes de la Segunda Guerra Mundial y la tercera después del derrumbe de la Unión Soviética)… ellos trabajan en el departamento de Santa Cruz, tienen familias muy numerosas y se dedican a la agricultura. Hace ya algunos años nuestro gobierno tiene programado el traslado (a Rusia) de nuestra gente que durante muchos años, en cualquier país del mundo, han ido conformando las diásporas rusas… ellos viven juntos, conservan su cultura, su idioma y sus costumbres… no reconocen muchas cosas de la modernidad. Pero ahora parte de ellos quiere volver a la Federación Rusa e instalarse en sus lugares natales, por ejemplo en el territorio adyacente al océano Pacífico: según este programa (del gobierno) nosotros ya hemos ayudado al traslado de más de 70 personas y tenemos mucho interés en que aporten los conocimientos adquiridos aquí en Bolivia… por ejemplo ellos se llevaron algunos granos de cereales para sembrar allí.